Editorial Programa #32

Cuando hace un tiempo acepté el reto de escribir unas notas de los GGPP de MotoGP para revistadelmotor.es lo hice con una premisa clara, intentar escribir sobre las carreras no haciendo hincapié, incluso dejando al margen, a los pilotos que acaparaban titulares para hablar de otros pilotos, de otros factores en los que normalmente la prensa no se ceba, reitera, repite y machaca en lo mismo una y otra vez hasta el infinito y más allá.

No se trataba ni se trata de aportar algo nuevo, ojalá pudiera aportar información inédita, sino de poner el foco en otro lugar diferente al que nos ofrecen. Bajo esta premisa es muy fácil poner el foco en cualquier otro lugar que no sea Marc Márquez, ya que la obviedad de su dominio, de sus cifras, de sus logros y de su ambición, la atracción gravitatoria de la SUPERMASA MÁRQUEZ es tan absolutamente universal que para salirse del foco dominante casi basta con hablar de cualquier otra cosa que ocurra en el universo MotoGP.

Una situación muy parecida a la que me llevó a querer poner el foco fuera de los titulares, la que se ganó Valentino Rossi en 2004 y 2005 frente a Sete, consiguiendo números que en logros y precocidad son bastante análogos a los de Marc hoy en día. La obviedad, los titulares fáciles son en los casos de Rossi frente a Sete en 2003 y 2004 o los de Marc frente a Dovi en 2017 y 2018 dos agujeros negros de los que es imposible escapar y ante los que sólo cabe hincar la rodilla y dejarse atrapar.

Como hubo que decir en 2003 y 2004 con Rossi y Gibernau, gracias Marc por el espectáculo y enhorabuena. Gracias Dovi por el tesón y la continúa reivindicación.

Deja un comentario