Comienza lo más difícil para Joan Mir

Suzuki Ecstar

Que no se malinterprete el título de este artículo. La que ha conseguido Joan Mir es una gesta tan complicada que toda una colección de grandes campeones han sido incapaces de lograrlo. El mérito del piloto mallorquín ha sido tremebundo en una temporada muy complicada, en la que él ha sabido brillar con luz propia en su segunda temporada en la categoría reina. Sin embargo lo más complicado apenas acaba de empezar.

En este momento Mir es el más alto, el más guapo y el más listo. Le caen halagos y piropos por todos lados y desde luego, plenamente justificados. Ha sido el mejor sin paliativos y ha conseguido un título nada fácil, pero ese momento tan dulce está a punto de terminar. En Portimao tendría que haberse dedicado a disfrutar, pero el destino le ha querido recordar que a partir de ahora viene lo difícil. Más difícil todavía que proclamarse campeón del mundo de MotoGP.

Suzuki Ecstar

Conseguir la corona de la categoría reina es algo solo alcanzable para los mejores de la historia. Incluso hay muchos de los mejores que no lo llegan a conseguir nunca. Pero si hay algo en lo que coinciden todos los pilotos que lo han logrado, es que más complicado que ganar un título es conservarlo. Solo las mayores leyendas de la categoría han conseguido grabar dos veces el mismo nombre en el trofeo de los campeones de MotoGP y de entre ellos, apenas un puñado lo han hecho de forma consecutiva.

Tiene su lógica. Siempre es más fácil perseguir que ser perseguido. El segundo ‘solo’ tiene que ser más rápido que el primero para adelantarlo, pero el que lidera además de ser el más veloz si no quiere ser alcanzado, está obligado a abrir camino sin referencias sobre donde está el límite. Así en carrera como en el campeonato, liderar obliga a arriesgar más que el resto sin sobrepasar el límite. Se trata de bailar sobre el filo de la navaja, donde la gloria se funde con el fracaso como el mar y el cielo lo hacen en el horizonte.

Suzuki Ecstar

Con el título de 2020 Joan Mir se ha colocado en la mirilla de sus contrincantes. Se ha convertido en el hombre a batir para todos los pilotos de MotoGP, incluido el otro piloto que recibe la nómina de la misma cuenta bancaria que el 36. Ya se sabe, el primer piloto a batir es tu compañero de box. Álex Rins será un hueso duro de roer para Mir porque cuenta con la misma moto, además de haber demostrado una capacidad de rendimiento espectacular en 2020. Tal y como nos dijo a MotoRaceNation tras la carrera de Portimao (puedes leerlo aquí), los duros momentos vividos tras la lesión de Jerez han hecho este año al 42 aún mejor.

El otro piloto que ha colocado a Joan Mir en el punto de mira ya saben quién es. No ha cruzado la meta ni una sola vez en 2020, pero desde el sofá ha estado todo este año limpiando su –metafórico, obviamente- rifle de francotirador. No se pueden ganar seis campeonatos de MotoGP en ocho años sin contar con el mejor pulso y la mejor puntería. Marc Márquez ha tenido la oportunidad de observar el campeonato desde fuera, algo que no había podido hacer hasta ahora, y seguro que se ha dedicado a tomar nota de todo lo que ha visto desde esta nueva aunque obligada perspectiva. Cuando vuelva a pista contará con una ficha de cada contrincante más exhaustiva que si la hubiese redactado el mismísimo Mossad. Y el primero de esa lista no duden que se llama Joan Mir.

Suzuki Ecstar

Por supuesto el resto de la parrilla también ha fijado su referencia en el de Suzuki. Ahora mismo es el hombre a batir para todo el renovado plantel de MotoGP. Desde jóvenes con ganas de demostrar que la gloria les espera, hasta experimentados aspirantes que necesitan coronarse al fin en la categoría para demostrar que están donde les pertoca. Mir se ha convertido en el hombre a batir para los mejores pilotos del mundo y eso le hará sudar sangre para poder revalidar la corona.

Pero lo más complicado que encara el 36 es precisamente la gestión de las expectativas. Tanto las propias como las ajenas. El éxito o el fracaso se puede definir como el diferencial entre las expectativas y el resultado. Quedar segundo es un exitazo para un piloto que se esperaba que acabase quinto, pero un gran fracaso para un piloto al que se le presupone que va a ganar.

Suzuki Ecstar

Lo más cruel de ser campeón del mundo de MotoGP es que en el mejor de los casos solo se puede igualar. La gestión de dichas expectativas es crucial para mantener el estado de ánimo necesario para poder seguir triunfando y necesita de una fortaleza mental solo al alcance de los mejores. Una vez que ganas, todo el mundo exige que lo sigas haciendo. Desde el propio ego hasta el equipo, pasando por los aficionados o los patrocinadores. Todo lo demás no deja de ser una derrota.

Así las cosas, solo queda felicitar a Joan Mir por la grandeza de lo conseguido y disfrutar de su campeonato. Este año ha demostrado ser el mejor y tener excelente madera de campeón. Pero lo más difícil está por llegar. Sucede como en el alpinismo, donde la mayor dificultad no está en llegar a la cumbre sino en ser capaz de descender con éxito para poder acometer el próximo ascenso. Joan Mir ha entrado ya en la liga de los ‘ochomiles’, donde solo unos pocos campeones se convierten en auténticas leyendas.

@JGonzalezGP

Patrocina MRN

Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Juzga y valora nuestro tabajo y ponle precio aquí:

App Móvil MotoRaceNation

Disponible en Google Play

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web usa las cookies imprescindibles. Si sigue navegando entenderemos que las acepta.