Michelin, MotoGP y el momento de renovar su acuerdo

Michelin

Justo en el momento en que Michelin está recibiendo críticas por la influencia que los neumáticos tienen en los resultados de MotoGP, Dorna anuncia que extenderá su condición de proveedor exclusivo de neumáticos hasta 2026, extendiendo así tres años más el acuerdo que ya estaba vigente.

El anuncio de esta extensión de contrato por un trienio más cuando todavía quedaban más de dos años para su finalización, parece responder a quienes han cuestionado la idoneidad del formato actual de cara al futuro, con Michelin como proveedor de neumáticos en exclusiva para los próximos cinco años. La marca francesa cuenta con una larga tradición en la categoría reina del Campeonato del Mundo de Motociclismo, aunque ha sido en esta última etapa cuando ha conseguido mantenerse como suministrador exclusivo.

A pesar de lo reguladas que están las posibles críticas en público por parte de los protagonistas del campeonato, en los últimos tiempos han sido diversas las voces las que han puesto el foco sobre los neumáticos de la marca francesa, a los que acusan de limitar la posibilidades deportivas de los pilotos cuando se produce la aparición de unidades defectuosas. Recientemente la marca francesa mostró su descontento por la publicación de unas fotos en las que se obserbava un neumático con dos agujeros en la capa más exterior del neumático delantero de Miguel Oliveira durante el pasado Gran Premio de Estiria. Si hay trapos sucios que lavar, prefieren lavarlos en casa.

A esto hay que sumar los trastornos que produce a los equipos y pilotos tener que gestionar las unidades de neumáticos ‘preheated’ o recalentados, que son aquellas gomas que han estado montadas en calentadores en una carrera anterior pero que no se llegaron a usar. A pesar de que dichos neumáticos se identifican y son repartidos de forma equitativa, los equipos aseguran que las temperaturas a las que se sometieron al tener puestos los calentadores cambian su comportamiento a la hora de ser usados posteriormente. Esto hace que los pilotos no siempre consigan idénticas sensaciones periendo así confiabilidad las pruebas que hacen durante las distintas sesiones de entrenamiento.

Pero la queja más habitual viene con la aparición de unidades defectuosas con un rendimiento notablemente inferior al esperado. Es habitual escuchar a pilotos quejarse de ello directamente tras una carrera o buscar subterfugios que les eviten ser acusados de criticar públicamente los neumáticos que han usado. Esto suele suceder cuando las condiciones son similares a las de los entrenamietos, así como los ritmos en carrera. En esas circunstancias, el piloto que se queda muy lejos de su rendimiento esperado suele poner el foco de atención en mayor o menor medida sobre los neumáticos.

Tras sufrir uno de estos episodios Joan Mir dijo antes del Gran Premio de Aragón que la inconsistencia de rendimiento de las gomas este año podían decidir no solo carreras puntualmente, sino el campeonato. Francesco Baganaia al sentirse perjudicado tras el rearranque de la carrera del Gran Premio de Austria declaró directamente que los neumáticos a veces funcionan y a veces no. Sin ir más lejos, en la última carrera, Fabio Quartararo declaró que desde la primera vuelta de carera parecía como si su neumático trasero estuviese acabado. La hemeroteca está llena de citas similares de gran parte de los pilotos de la parrilla de MotoGP.

Aquí toca partir algunas lanzas en favor del fabricante galo. Por un lado, el neumático es el único punto de contacto de la moto con el asfalto, por lo que cualquier problema se “siente” a través de los neumáticos que son los que transmiten esas sensaciones. Por otro lado, cada moto y cada piloto hace trabajar a los neumáticos de manera distinta, por lo que un piloto puede quedar fuera del rango óptimo de condiciones para una elección de neumático mientras que el resto no. En tercer lugar, para un mega fabricante como Michelin los neumáticos de MotoGP le obligan a trabajar de forma casi artesanal, lo cual dificulta mucho o impide aplicar soluciones industriales que garantizan una uniformidad imposible de alcanzar en un trabajo mucho comparativamente tan artesano.

Pero volviendo al anuncio de la extensión de contrato entre MotoGP y Michelin de forma exclusiva. Todavía quedaban más de dos años en vigor, lo que hace imposible ignorar el momento elegido y separar una cosa de la otra. Está claro que Michelin es uno de los mayores y mejores fabricantes de neumáticos del mundo. Además la calidad de sus gomas en MotoGP queda patente por los tiempos que logran las motos que han rebajado los récords de la mayoría de circuitos. Pero eso no significa que se deban revisar y mejorar tanto la política que se ha seguido hasta ahora de volver a poner en circulación los neumáticos que no se han usado pero si que se han calentado o que deba existir una mejora del proceso de control de calidad para que los unidades puntuales que no garanticen el rendimiento que MotoGP se merece no lleguen hasta los circuitos.

La apuesta de Michelin por MotoGP y de MotoGP por Michelin está fuera de toda duda. Pero este anuncio en este momento tan peculiar viene a reafirmar su compromiso y lanza un mensaje claro para todos los protagonistas. Mejoremos todo lo que sea mejorable, pero la continuidad está asegurada y cualquier solución que se aplique pasa por seguir con Michelin como suministrador único de neumáticos para los próximos cinco años. No hay mejor momento para neutralizar una idea que antes de que nazca.

 

Patrocina MRN

Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Juzga y valora nuestro tabajo y ponle precio aquí:

App Móvil MotoRaceNation

Disponible en Google Play

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web usa las cookies imprescindibles. Si sigue navegando entenderemos que las acepta.