Yamaha 2020: Todo por la borda

Podium Gran Premio de Andalucía 2020
Michelin Motorsport

En el mundo de la náutica, en concreto el de los motores fueraborda, está representada la mitad de la parrilla de MotoGP. Es decir, la tres marcas japonesas compiten a la vez por cruzar primeros la meta de los circuitos de medio mundo y por propulsar la embarcaciones de quienes acoplan un motor en la trasera de su bote. Aunque tanto Honda como Suzuki tienen su adeptos, parece haber consenso entre quienes navegan en el mundo entero de que la mejor marca para llevar a la espalda mientras navegas no es otra que Yamaha.

Los motores de los tres diapasones se han ganado una reputación envidiable a lo largo de los años como la mecánica más fiable para propulsar tu barca. Dicen los que saben, y yo no soy uno de ellos, que incluso sus motores de dos tiempos –y aún más los de cuatro- son garantía de fiabilidad absoluta. En el mar, por motivos obvios, las averías nos son bienvenidas y eso ha hecho que Yamaha sea la marca más codiciada en el sector de los motores fueraborda.

[/media-credit] Los motores fueraborda Yamaha gozan de la mejor reputación entre los marinos Johan Fredriksson

Precisamente, por la borda, han tirado todas las opciones que la temporada 2020 de MotoGP les ha brindado. Y la verdad es que no han sido pocas. Yamaha encaraba el año con un viento aparente muy favorable, sin embargo acabaron naufragando bajo la tormenta después de demasiadas carreras a la deriva. Lo que se prometía como una navegación de ensueño acabó en un temporal de pesadilla.

Lo primero que hizo Yamaha para tirar su 2020 por la borda, siguiendo con los símiles náuticos, fue no establecer un rumbo definido. Las luchas de poder que se suceden entre Japón e Italia llevan a la marca a dar bandazos de un lado a otro. La culpa es siempre de otro, del Covid o de la mala fortuna, pero sin alinear sus objetivos y sus esfuerzos es imposible llegar a buen puerto. Bastante complicado es triunfar en MotoGP como para conseguirlo sin que todos sus miembros remen a una.

Un buen ejemplo ha sido la actuación de Jorge Lorenzo como probador de la marca. Yamaha disponía del mejor de sus activos para convertirla de nuevo en una moto ganadora. Si alguien ha sabido hacer rápida la Yamaha en la última década, ese ha sido el piloto mallorquín. Para colmo venía de conocer las intimidades de Ducati y de Honda, así que era el arma ideal para poder devolver a la moto de los diapasones a lo más alto.

Jorge Lorenzo podría haber aportado una clara dirección de desarrollo para Yamaha

Sin embargo, nadie apostó por ello en Yamaha. Sus pilotos se quejan amargamente del desarrollo de la moto y en 2020 han tirado por la borda al mejor desarrollador que podían conseguir. Seguramente el flirteo del balear con Ducati a mitad de temporada influyó en ello, pero ni antes, ni durante, ni después, Yamaha hizo lo más mínimo para sacar provecho del trabajo de Lorenzo. Solo hay una cosa más ridícula que tener a Jorge en nómina sin darle nada que hacer; las excusas que ofrecieron para justificar que eso sucediese.

Siguiendo con los pilotos, la marca de los diapasones ha tirado por la borda mucho más que las capacidades del probador. Su apuesta desde hace tiempo como punta de lanza ha sido Maverick Viñales, piloto rápido donde los haya, pero tampoco ha recibido por parte de la marca lo que necesita para poder luchar por la corona de 2020. A pesar de un gran inicio de temporada, el de Roses tuvo una temporada muy irregular, pasando de la gloria al fracaso en un solo fin de semana.

[/media-credit] Maverick Viñales alternó grandes actuaciones en 2020 con otras desastrosas FAlePhoto

Por supuesto que el piloto ha tenido una parte importante de responsabilidad, pero ahora tratamos de analizar lo que la marca ha hecho para remediar sus carencias. Y a juzgar por las declaraciones del 25, parece que no mucho. Sus quejas sobre el rendimiento de la moto y la dirección que se ha llevado en su desarrollo han sido sonoras. Hemos visto en muchas comparecencias ante los periodistas como miraba a su jefe de prensa antes de contestar una pregunta en busca de aprobación para saber cuanto de lo que piensa de Yamaha podía relevar.

Cuando el piloto que has designado número uno te considera culpable de su mal rendimiento, significa que como equipo no lo estás gestionando de la forma adecuada. Más allá de que tenga razón o no, ni se siente apoyado ni se siente comprendido. Por otro lado, en el box del catalán se hicieron evidentes carencias importantes durante 2020 y por parte de Yamaha no han tenido la capacidad de persuasión suficiente para que fuesen corregidas.

Al otro lado del box se encontraba el marinero más experimentado del océano MotoGP y su saber hacer también se ha ido por la borda. Si hacemos caso a aquello de que sabe más el demonio por viejo que por demonio (luego hablamos del diablo), Valentino es el más sabio de cuantos navegan sobre dos ruedas. Sin embargo esa sabiduría se ha diluido como un azucarillo sin que Yamaha haya sacado provecho de ello. Ni en lo que a desarrollo técnico de la moto se refiere, ni en lo necesario en cuanto a estructura o estrategia.

El podio de Jerez fue lo único que Valentino Rossi pudo aportar en 2020

El 46 sabe muy bien lo que hace falta para dominar MotoGP y sin embargo la marca de Iwata no ha sabido extraer ese conocimiento del italiano. Como en el caso de Viñales, Rossi hace mucho que se queja amargamente de que desde el país nipón no siguen sus instrucciones y no le brindan las herramientas necesarias para ganar. Volvemos a la lucha de poder que sufre Yamaha entre Italia y Japón, en la que el 46 tiene un papel muy destacado.

Siguiendo con los pilotos, toca saltar a los que el año pasado estaban en la estructura satélite del Petronas. Por un lado tenemos a Fabio Quartararo. Un piloto que en el Campeonato de España quedó claro que es un fuera de serie, pero que en el Mundial demostró que hace falta mucho más que talento para triunfar. Tal y como reconoció el piloto francés en el podcast que le hemos dedicado en MotoRaceNation (y que puedes escuchar pulsando aquí), tanto en Moto3 como en Moto2 nunca había liderado la provisional.

[/media-credit] Fabio Quartararo echó a perder una temporada que en algunos momentos tuvo muy a favor David Goldman

En 2019 parecía que el francés estaba en el camino de volver a ser el piloto que fue en el CEV con unas carreras brillantes en que le apretó las tuercas a Marc Márquez de forma muy destacable. 2020 tenía que ser su año, y en algún momento parecía que lo podía ser, pero los fantasmas del pasado se adueñaron nuevamente de su cabeza y quedó patente que su capacidad psicológica de gestión está muy por debajo de su capacidad para ir rápido.

Sin quitarle un ápice de responsabilidad al Diablo, aquí es donde Yamaha tampoco fue capaz de jugar el papel que le correspondía para ayudar a su piloto. Precisamente la experiencia de ser un equipo puntero de MotoGP debería de darle la capacidad de detectar y subsanar esas carencias de los pilotos. Por más señales de alarma que hubo durante la temporada, la situación de Quartararo no se enmendó en ningún momento y una temporada en que llegó a navegar tiempo en popa se fue nuevamente por la borda y acabó en naufragio.

En el podcast que hemos realizado sobre Yamaha, David Asencio apuntaba con mucho acierto que Yamaha había embarrancado en 2020 a pesar de que contaba con muy buenas cartas. Y otra de las cartas ganadoras que tenía la fábrica de Iwata es la de Ramón Forcada. Su experiencia en el Mundial es tan extensa que ya ha navegado todas las olas de todos los océanos y se ha enfrentado a todos los temporales que existen. Con más de 500 grandes premios a su espalda es el auténtico lobo de mar de los garajes del Mundial.

[/media-credit] Franco Morbidelli, bajo la batuta de Ramón Forcada, acabó siendo el mejor piloto Yamaha en 2020 David Goldman

Forcada, junto a Jorge Lorenzo, ha conseguido los tres últimos títulos para los de Iwata. En cualquier negocio sería el máximo responsable técnico por conocimiento, palmarés y experiencia. Sin embargo en 2020 quedó relegado al segundo piloto del segundo equipo. A la postre terminó siendo el piloto de la marca que más alto acabó en la clasificación general, cosa que debería hacer reflexionar a quienes tienen la responsabilidad de asignar roles en Yamaha.

A todo el temporal de mar ya descrito hay que sumar el turbulento episodio de las válvulas de los motores Yamaha. Se anunció una penalización por hechos consumados muchas carreras antes, tras haber pactado la sanción con el resto de equipos en una maniobra totalmente opaca y oscura. Con el reglamento en la mano eso significa que cometieron una irregularidad muy grave con premeditación y alevosía, mintiéndonos a todos al decir que lo habían solucionado sin necesidad de abrir los motores. ¡Tela marinera!

Como decía al inicio del artículo, Yamaha es la referencia mundial a la hora de montar un motor fueraborda. En MotoGP no disfruta de la misma hegemonía, pero sí ha sido la alternativa a Honda en la historia moderna del campeonato. Pero en 2020 naufragó. Suzuki tomó merecidamente el relevo y KTM enseñó los dientes, pero por el bien de la competición necesitamos que Yamaha esté en plena forma. De momento parece que en 2021 todavía no ha cambiado nada para la marca de los tres diapasones.

A río revuelto, ganancia de pescadores. No ha habido un río más revuelto que 2020 desde hace mucho tiempo y aún así el motor fueraborda Yamaha gripó el año pasado y acabaron naufragando. La corriente volverá a empujar en su contra cuando Marc vuelva, Suzuki se afiance y KTM materialice. Entonces, el también fabricante de pianos y guitarras deberá afinar sus notas para no volver a tirar su opciones allí donde se supone que son los mejores. Por la borda. Fueraborda.

@JGonzalezGP

Patrocina MRN

Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Juzga y valora nuestro tabajo y ponle precio aquí:

App Móvil MotoRaceNation

Disponible en Google Play

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web usa las cookies imprescindibles. Si sigue navegando entenderemos que las acepta.