Siete años después, Maverick Viñales por fin puede adelantar

71d5fccb bdb4 05b0 83a2 388750f16fea

«Si te quejas de los neumáticos recibes un mail». Este fue el titular que Maverick Viñales dejó tras el Gran Premio de España de 2017, una frase que bien podría poner un punto de partida desde el que documentarse y seguir las declaraciones, resultados y coyunturas que han rodeado a Viñales en estos últimos siete años desde su espectacular llegada a Yamaha y posterior debacle.

Debacle en la que no podemos obviar la cruel comparación con el resultado que Fabio Quartararo demostró en su llegada al equipo de fábrica, ahondando en el a priori complicado carácter de Viñales: un piloto que se ha mostrado entre el divismo cuando todo iba bien (para muestra, la magia que dijo hacer en la carrera en CoTA)  y la debilidad moral cuando las cosas no eran perfectas, un carácter reflejado en sus irregulares resultados con la Yamaha.

Lo que sí he captado de las conversaciones entre la redacción de MotoRaceNation es que, como se puede comprobar con la documentación de declaraciones y resultados anteriormente citada, el tiempo ha terminado explicando en gran parte que Viñales haya sido en Yamaha el más rápido del sábado y de los test del lunes y que se hundiera en carrera. Algo que no es díficil relacionar con las quejas sobre los Michelin por las que recibió uno (o varios) mails y la posterior queja de no poder adelantar en carrera a otros pilotos: exactamente lo mismo que ha marcado los últimos tiempos de MotoGP, la temperatura y presión del neumático delantero y el feeling que, quizá exageradamente, condicionó el rendimiento de Viñales y  posteriormente a Quartararo cuando sufrió los mismos problemas que Viñales.

El más rápido de los sábados y el lunes, y sin posibilidad de adelantar posiciones en carrera, Viñales demostró en el pasado GP de las Américas que todos estos problemas desaparecieron. Y al otrora más veloz piloto en entrenos (con diferencia, por cierto), vimos a un piloto que pudo pasar a uno, dos, hasta diez pilotos en su camino a la esperada victoria con Aprilia.

¿Qué hiciste Viñales para dejar atrás a tanto piloto?

Dejemos a un lado las trasnochadas historias de superación y sacrificio de los deportistas: el deporte es comparación, y Viñales gana lo suficiente para poder sacrificarse tanto como un anónimo gregario ciclista en los Andes. Miremos a otro lado, menos lacrimógeno y más tangible, como las nuevas especificaciones de Michelin para el nuemático trasero, que junto a la relajación en las presiones mínimas a exigir por los comisarios y el, según cuentan, excelente trabajo en aerodinámica de Aprilia han hecho que Viñales pueda ser el más rápido del sábado, del lunes y del domingo.

Si es una muestra más de la irregularidad del piloto o un efectivo cambio de escenario lo dirán los siguientes Gran Premios, pero lo cierto es que por lo visto en Portugal hasta la rotura de la caja de cambios y lo visto en CoTA, los que consideraran su objetivo la lucha por el título o las victorias tienen un motivo para preocuparse y mucho: y es que Maverick Viñales por fin puede adelantar en carrera y mostrar el ritmo de entrenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.