Los ingredientes del desastre: calor, neumáticos, moto crítica y un minúsculo error

El campeonato ha arrancado con emociones fuertes, es innegable. Pero los dividendos que repartió hizo que la atención se dispersase o que, directamente, se pasasen por alto cosas como el duelo que sólo vimos en Australia el año pasado entre Maverick Viñales y Marc Márquez. De nuevo uno de ellos terminaba en el suelo, de nuevo el que iba detrás.

Los dos pilotos catalanes se encontraron las 4 primeras vueltas en la cabeza. Primero Viñales en cabeza, con susto del tren trasero en la primera vuelta, y tres más tarde Márquez hasta su celebrada salvada en la curva 4 porque perdió el neumático anterior. Pero quedémonos con el susto de Viñales, ya que fue lo mismo que llevó a Marc al suelo hacia el final de la carrera.

La rotura de grip fue la misma para los dos pilotos, curvas rápidas de izquierdas. Esa diferencia entre la potencia entregada y lo que el neumático aguanta es lo que provoca el patinazo de la rueda, hasta que el piloto o el control de tracción cortan gas y vuelve a agarrarse al suelo, en ese momento se produce la sacudida de la moto que puede descabalgar a quien la lleva.

Siendo las dos acciones iguales, incluso la de Viñales con más inclinación, ¿por qué uno se fue al suelo y el otro no?

En el vídeo de la espeluznante caída de Marc Márquez se puede apreciar cómo empieza a resbalar de detrás cuando ya ha puesto la rodilla en el asfalto y echa el cuerpo hacia adelante, buscando cargar peso en el tren delantero. En la siguiente imagen, que es una captura del vídeo de MotoGP, se puede apreciar la ortodoxia de Márquez en la entrada a curva.

Captura del tweet de MotoGp.com

La diferencia clave la encontramos en el número de vueltas en que tuvieron el problema de agarre, el de Yamaha lo sufrió en la vuelta de salida mientras que el de Honda lo tuvo 20 vueltas después, con la fatiga acumulada de una remontada con 12 adelantamientos, con el asfalto a una temperatura superior a los 55º y un tiempo de uso de 34:49,784. Pero hay más.

Una caída siempre tiene más un motivo, y si así lo parece es porque no hemos indagado lo suficiente. Así que además de la temperatura y del desgaste de neumáticos debemos tener una mirada más global de lo que ha pasado hasta el momento de la caída, y eso incluye la pretemporada del mes de febrero, aunque quede en un rincón de la memoria.

No pudimos oírlo de los pilotos de HRC, siendo uno rookie y otro no estando al 100% y centrado en detectar el origen de los problemas de la Honda 2020. Fueron los pilotos de Ducati los que señalaron al nuevo Michelin trasero como una fuente de problemas para Ducati y para Honda, por lo que hay que añadir la construcción del neumático a la lista de motivos.

Pero seguimos, porque eso no es todo. Y tenemos que mirar a las caídas que sufrieron Àlex Márquez y Cal Crutchlow en la curva Jorge Martínez ‘Aspar’ al no perdonar la Honda un error de cómo entrar en esa curva, para acabar perdiendo el grip y yéndose al suelo. Algo que también sufrió la pasada temporada Jorge Lorenzo con la moto del “Ala Dorada”.

Recordemos el vídeo de la caída de Márquez, allí dijimos que cayó cuando estaba echando el peso hacia el tren delantero, pues la Honda requiere de poner peso en el frontal para que el neumático anterior se deforme contra el suelo dando una mayor superficie de apoyo. La contrapartida es que se deja la rueda trasera sin apenas presión, confiando en que electrónica y caucho hagan su función.

Eso no sucedió: la electrónica no pudo contener el exceso de potencia que el neumático no pudo absorber y trasmitir al suelo en forma de aceleración, y el hecho de que el piloto de la Honda se vea obligado a pilotar cargando más peso en el tren delantero es otro de los motivos a añadir a la lista de elementos que llevaron a que viésemos volar a Marc Márquez en Jerez.

Foto: Marc Márquez (Twitter)

Hasta ahora tenemos en nuestra lista al calor, al neumático y también al prototipo de Honda, pero también hay una componente humana que es tan comprensible como responsable. Una vez llegó el ocho veces campeón del mundo a la rueda de Maverick Viñales lo hacía con 5 vueltas por delante hasta llegar a pasar bajo la bandera ajedrezada del final de carrera.

Su ritmo era demoledor, superior al de una Yamaha que tenía desventaja por su neumático blando delantero, era evidente que caería como fruta madura. Quartararo estaba a casi 5 segundos, era imposible neutralizar esa diferencia en lo que restaba de carrera, lo obvio era que el mejor resultado al alcance era ser 2º, haber hecho esa lectura es el minúsculo error.

Es algo que todos veíamos y que, estoy seguro, él también sabía y estuvo valorando en las más de dos vueltas en que estuvo tercero para alcanzar a Viñales. Pero cuando eres tan superior y, como dijo Dovizioso, tienes la velocidad necesaria, es imposible no intentarlo. Seguramente iba pasar a Viñales lo más rápidamente posible para presionar a Quartararo en la distancia.

En un campeonato tan corto y con carreras tan seguidas en el calendario, que penaliza tanto los errores y problemas, parece que no tomó la decisión correcta. Desde luego que se encumbró a las cimas de la épica, pero bajó peldaños en su escalada hacia un nuevo título, pero lo hizo siendo fiel a sí mismo, a su ADN. Veremos si también aprende de esto.

Sólo podemos terminar deseando que tenga una rápida y completa recuperación para volver a verle de nuevo sobre la moto, que es en donde un talento como el suyo debe estar.

@LucioLopezGP

Patrocina MRN

Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Juzga y valora nuestro tabajo y ponle precio aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web usa las cookies imprescindibles. Si sigue navegando entenderemos que las acepta.