GP de Italia – ¿Con qué argumento?

Compartir
¡Enlace copiado al portapapeles!

Marc Márquez

Reconozco que este texto lo empecé a escribir ayer, antes de que se publicara la noticia sobre el fichaje de Jorge Martín por Aprilia, aunque pensándolo bien, ahora cobra más sentido el contenido.

Este fin de semana he estado viendo el GP de Italia de MotoGP. Perdonad que no entre en que si Emilia no sé qué o el circuito de no sé cuántos. En mi cabeza, desde que empecé a ver carreras hace 34 años (bonita cifra), los Grandes Premios eran eso, Grandes Premios.

Ya me choca, desde hace mucho, todo el protocolo que hay antes de la carrera. Personajes, invitados, gente que no ha visto una moto en su vida pero está allí porque después dan visibilidad en redes (cuánto las detesto) a un campeonato que ha adolecido, ahora parece que menos, de la relevancia que incluso los que lo seguimos desde hace cantidad de tiempo creíamos que tenía.

Recuerdo ir al kiosko el domingo por la mañana temprano para comprar prensa diaria con el objetivo de conocer la parrilla de la carrera que iba a ver un par de horas más tarde, pero merecía la pena, así llegaba al semáforo verde con información fresquita para mi propio disfrute; necesitaba saberlo, no podía esperar. Tras el Gran Premio, a esperar al martes, a comprar mi venerada “Motociclismo” para enterarme de todo lo que uno se podía enterar leyendo, devorando los artículos dedicados a la competición que aparecían dentro de la revista, junto con las pruebas, análisis técnicos, mecánica, consultas, etc…

Todo ha cambiado, mucho y ahora los objetivos, las maneras y los medios son diferentes. La “información” abunda y basta con sentarte a las 08:30 de la mañana frente al televisor para no parar de ver contenido. Reconozco que en los intervalos en los que no hay motos en pista suelo quitar el volumen al televisor; no entraré en detalles del por qué lo hago.

Marc Márquez

Hace varios años ya desde la primera lesión de Marc, esa que ha significado de forma contundente su carrera dentro de MotoGP. En MotoRaceNation tratamos en su día de ofrecer información de una forma sosegada y siempre dando la perspectiva más técnica e imparcial que podíamos y visto el resultado no fuimos demasiado desencaminados. Pero también es cierto que el sentimiento que rodeaba todo ese trabajo tenía un sabor amargo.

No es plato de buen gusto para quien adora este deporte ver a uno de los mejores hacerse tanto daño. En realidad, no es plato de buen gusto ver a ningún piloto hacerse daño, por poco que sea. Las lesiones son un elemento inevitable en este deporte, desgraciadamente, pero la manera en la que se produjeron los hechos en este caso concreto hizo que se generara un sentimiento diferente dentro del equipo que compone MRN.

Esto es pasado, afortunadamente y el presente es bien distinto. Marc vuelve por sus fueros, vuelve a sonreír y ser feliz y eso se nota en pista. La apuesta no está falta de riesgo; asumir su salida de Honda, renunciando a su contrato, a ser imagen de una marca, de patrocinador, no cualquier marca ni patrocinador y pasar a ser piloto satélite, con un equipo que le ofrece material de la temporada pasada y a sabiendas que de su moto es de las que más unidades hay en parrilla, luego la posibilidad de comparaciones eran muchas, tantas como 7.

Ha sabido reponerse ante todas esas incógnitas, a llegar a un nuevo equipo, dejando a sus compañeros de box de toda la vida y entrar en otra familia, partiendo casi desde cero. Solo teniendo en cuenta todas estas circunstancias, no debería más que hacernos aplaudir. Marc es feliz y el trabajo y el talento hacen que esté delante.

En Gresini ha encontrado un ambiente familiar, más aún con la compañía de Alex, un jefe de mecánicos y equipo técnico que está sabiendo darle una Ducati adaptada a su estilo, al tiempo que él trabaja para cambiar su «estilo Honda» que se basaba completamente en el tren delantero. Celebrar un cuarto puesto sabiendo que se ha hecho todo lo que se podía es algo que no siempre ocurre y este equipo sucede.

Marc Márquez

Pero observo que los pitos siguen, los desprecios, abucheos y comentarios absolutamente despectivos, ofensivos y que intentan ser totalmente hirientes, ¿con qué argumento? Afortunadamente parece que Marc se mantiene al margen.

No sé quién es capaz de abuchear a un tipo que puede subirse a una moto como las que pilota esta gente. Solo ser capaces de llevarlas los sitúa como deportistas con unas condiciones excepcionales. No sé cuántos de vosotros habéis probado a entrar a circuito e intentar ser medianamente rápidos con la moto que lleváis, pero es tremendamente complicado y no basta con gastar un buen fajo de billetes en preparar hasta los ojos la moto que usas, es más, mucho más.

Sentí mucha tristeza este fin de semana al ver que se es capaz de abuchear a alguien que ha sido capaz no solo de ganar en pista, de estar obteniendo los resultados que consigue actualmente quedando sistemáticamente delante de motos 2024, que gracias a ello está tercero del mundial y con todas las opciones a todo. También ha sido capaz de remontar, por tres veces, una situación que a la mayoría de nosotros nos habría dejado lisiados para el resto de nuestra vida. Y no solo vale con decir que ha estado atendido por los mejores profesionales, ha sido una toma de decisiones que no son fáciles de tomar, que conllevan mucho riesgo, pero que demuestran determinación, convicción y sobre todo, confiar en uno mismo.

Muchos de los que abuchean no tienen ni idea de qué va este deporte, es más, diría que no tienen ni idea de qué va el deporte en general. Los fanatismos no son más que eso, fanatismos, una defensa desmedida de algo o alguien, pero es aún peor, ya no se trata de defender nada, es atacar por atacar, sin razón aparente.

A toda esa gente les diría que sobran, no solo en un circuito, en cualquier ámbito de la vida.

2 thoughts on “GP de Italia – ¿Con qué argumento?

  1. David, tristemente lo de los abucheos sucede en todos los circuitos, especialmente entre pilotos/ espectadores españoles/italianos.
    En Catalunya, una semana antes, hubo pitos y abucheos y muchas celebraciones con la caída el sábado de Pecco.
    A mi no me gustan ni unas ni otras, pero se tienen que criticar todas y se tiene que acabar con los «informadores fanáticos» (no va por tí, por supuesto) que solo toman partido en base al pasaporte del piloto.
    Cuanto añoro cuando en el motorsport no había estos fanatismos.
    Gracias por vuestro trabajo y a seguir así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.