No hay lamentos posibles, haber ganado: Los Mappings del GP de Portugal

Albert Arenas Portugal 2020 Campeón

Team Aspar

Mapping 75: Como decía el viejo Jack, el destripador, vayamos por partes. La carrera de Moto3 que pudimos ver en Portimao fue, quizá, de las mejores vistas en mucho tiempo. No porque resultara un show díficil de olvidar, sino por la tensión con la que nos mantuvo hasta el último momento, con el Título en un puño, las gomas muy gastadas provocando que las motos rebotaran, toquecitos, pilotos metiendo rueda por dónde no cabían y un único culpable: Tony Arbolino. La llegada desde su casa de Arbolino a un lento grupo dónde habitaban el líder y el japonés los volvió loco a todos y comenzaron los hachazos. Ai Ogura (a quien se le está juzgando muy severamente para ser un tipo que ha luchado por el Mundial en su segundo año completo) sacó por fin su lado japonés cuando Arbolino lo adelantó, entrando al trapo a pesar de los múltiples avisos que le daba la moto inmerso en un enjambre de avispas hambrientas buscando un buen resultado. Por su parte Albert Arenas se veía tan inmerso o más que Ogura en algo que sólo podría terminar mal: jóvenes pilotos que devuelven adelantamientos cerrando los ojos y una pista/moto que convirtió, de repente, a su KTM en una taladrora amartilladora con una broca destrozada mientras que el tercero en liza, Arbolino, volaba por delante de ellos a la espera de un fallo de alguien, quien fuera, que dejara fuera del Título a Arenas. Vamos, una película de los vengadores, pasó de todo y el que escribe, se lo pasó de miedo por el miedo que pasó.

Puede que alguien piense que Arenas pecó de conservador o que debía de haber tirado para no hacernóslo pasar tan mal en la última carrera, pero lo cierto es que tanto como Arbolino como Ogura lo que debían haber hecho es haber sido tan sólidos como Arenas a principio de temporada. Y según manda la frase prestada, no hay más preguntas, señoría.

Con un punto y aparte para Arbolino, eso sí, que vió como el CoVid le lastraba sus opciones al título, pero lo cierto es que para cuando Tony vino a estar expuesto, Arenas ya tenía la sarten por el mango.

Felicidades a Albert Arenas, creo que muchos (con lo frágil que es la memoria en este deporte) tenemos grabada aquellas entrevistas de 2019 en los que Arenas estaba al borde de un ataque de histeria, una olla a presión sobrecalentada. Me alegro que siga en un equipo que ha creído en él (aunque ya sabemos cómo funciona ésto) y me alegro que en ese equipo haya una figura como Nico Terol, alguien que podrá tranquilizarlo y guiarlo desde el conocimiento de la nefasta experiencia que tuvo tras ser Campeón de 125 cc.

Pol Espargaro KTM RC16 MotoGP 2020 Portimao

Red Bull KTM Factory

Mapping 44: Gracias a este proyecto que es MotoRaceNation pude estar presente, cibernéticamente, en la rueda de prensa que Pol Espargaró presidió tras su última carrera con KTM, y pude ver a un piloto satisfecho y orgulloso. Os recomiendo leer lo que dijo allí, entre otras cosas asumir su parte de responsabilidad por no haber ganado con KTM este año, ofreciendo pelos, señales y fechas de cuando pudo haber sido y no fue, unas explicaciones que remató con un “no hay nada que lamentar, otros lo hicieron mejor”. Chapó piloto (del francés chaupeau).

No sé cómo lo hará Pol con Honda, sólo sé que todo la parafernalia mediática que rodea a MotoGP es muy puta, y cuando digo puta, me refiero a venderse al mejor postor de clicks a costa de la verdad, incluso la dignidad de lo que se escribe. De Pol haré una predicción: todos y cada uno de los que dijeron que KTM no evolucionó hasta que llegó Pedrosa (despreciando a los pilotos presentes), dirán, afirmarán y perjurarán, uno por uno y gracias a la magia y los clicks que te da un piloto español en HRC, que gracias a Pol la Honda será una moto más vérsatil.

Nunca nadie ha reconocido la evolución desde cero al top ten que tuvo KTM antes de la llegada de Pedrosa, y ésa, señores, esa se la comió Pol a base de picar piedra. Caerá mejor o peor, pero esos números están ahí. Y otra vez chapó (del francés chaupeau).

Y en KTM queda la nostalgia de un amigo que se va, y una ingente, desorbitada, cantidad de futuro que abruma, incluyendo a Iker Lecuona, del que alguien debería preguntarle algún día a Pit Beirer (el director deportivo de KTM). Oliveira ganó su segundo Gran Premio del año y Pol señala una y otra vez a Binder como el que tiene más potencial dentro de la marca. Claro, que entre Oliveira y Pol no parece haber mucho feeling, pero lo de Binder es creíble, lo de Oliveira es realidad… y a Lecuona le copian (al menos alguna vez) los reglajes todos estos.

Italtrans-Racing-Team-GP-of-Portugal-6

Italtrans Racing Team

Mapping 33: Hay que felicitar a Enea Bastianini por haber conseguido, con mucha especulación y ayuda de sus rivales, el Campeonato Mundial de Moto2. Lo cierto es que la bestia que nos enamorara a su llegada a Moto3 ya tiene su título y ese no se lo quita nadie, ni su futuro compañero de equipo en el Esponsorama ni nadie, es suyo. Pero lo cierto que los Mundiales de Moto2, esa máquina expendera que le falta decir “su Título, gracias, que pase el siguiente” están quedando deslucidos. Si en Moto3 Arbolino animó la carrera y nos ha regalado un final de fiesta de Moto3 apoteósico, en Moto2 hay que ponerle un monumento a Sam Lowes por devolver el orgullo a una categoría, por ser un piloto que pelea por ser Campeón de Moto2 por lo que significa, no como un mal necesario para justificar una subida a MotoGP que, a veces, sólo le encuentro explicación en la necesidad de los equipos de MotoGP de encontrar sustitutos rápidos a lo que tienen.

Por lo demás, si en su día puse por escrito que dudaba que Alex Márquez fuera a ser un crack en MotoGP (que no un gran piloto, ojalá que mejore en las clasificatorias y me calle la boca), no voy a decir nada más de la trupe que llegará el próximo año, un Campeón irregular favorecido por la falta de competitividad o lesiones de sus contrincantes, y así sucesivamente, llega a MotoGP no sólo sin demostrar que es capaz de mantener la vítola de Campeón, sino habiendo demostrado que esta misma temporada la firmeza de la muñeca derecha le fallaba a veces. Sólo Jorge Martín ha mostrado ese brillo que tienen los grandes pilotos adaptándose con rapidez a la máquina que le den, y ese brillo de los que superan la presión como demostró en Moto3, quitándose la vítola de piloto rápido no ganador a todo lo contrario. Nos deja la inmensa lástima de no verle triunfar en Moto2.

Long Life Sam Lowes.

Por cierto, ya hablaremos de la mejora de Sam Lowes en este 2020, que se debe no sólo a un cambio de mentalidad. Los Dunlop ha ayudado según nos contó un pajarito, algo cuento por ahí abajo.

Miller Crutchlow Portugal 2020

Ducati Pramac

Mapping 43: cuenta la leyenda que hubo un tiempo en el que en Ducati, cualquier queja o petición de los pilotos se lapidaba, soterraba y apisonaba bajo el peso de dos únicas palabras: Casey Stoner.

Jack Miller, el heredero de la tradición Cructhlowiana de la sinceridad, sin llegar a ser el superclase que va a revolucionar MotoGP (recordemos que la 2020 es su sexta temporada en MotoGP, dios cómo pasa el tiempo), si es más bien una especie de Alex Barros (ale, a wikipedia a rebuscar) que a base de temporadas y trabajo termina llegando arriba, no se sabe muy bien si por buenos resultados (que no están mal), si por turno, por falta de ideas en el equipo oficial o un poquito de cada (una mezcla que, sin buenos resutados tampoco funciona, hay que decirlo)

El caso es que cualquier cosa, cualquier queja que puedan dar Danilo Petrucci o Andrea Dovizioso este año, y quizá las que en el futuro pueda dar el autoproclamado divo Francesco Bagnaia se dilapidan y dilapidarán con dos palabras, ya sabéis cúales: Jack Miller, el que intenta ganar de vez en cuando. El final de temporada del australiano ha sido de campanillas, amén de divertido, y me deja en duda en saber cuánta atención habrá recibido de Ducati una vez que sus pilotos titulares fueron licenciados y/o dejaron de estar motivados, dejaron de asumir el mantra que nos dejó Espargaró, ése de “otros lo están haciendo mejor”, si alguna vez lo asumieron.

Mapping Yamaha: Demasiado recurrente, voy a ser breve.

En Yamaha pueden haberse equivocado pero saben hacer motos. Y sus boxes, incluyendo el de Rossi, están repletos de técnicos con bastante menos experiencia que otros que superan los hándicaps que le ofrecen la moto, salvo claro está, el denostado por “ya sabéis quién” Ramón Forcada.

Que la 2020 pueda ser más crítica que la 2019 es algo que ya nadie pone en duda, lo que está en duda es la capacidad de los que hay para solventar esa situación. Y no hablo sólo de los pilotos y su motivación, hablo de sus técnicos, equipos y organigrama existente en Yamaha Racing, que recordemos, se renovó profundamente el pasado año.

Y me queda esta reflexión, uno no sabría decir si es que se han lucido en la forma de hacer las cosas o si, en esta lotería de fichar a palpón antes que me lo quite otro y me quede sin pilotos, les ha tocado la aproximación.

Mapping ¿¿qué pasó??: Navarro, Fernández, Vierge… la cuota de pilotos de Moto2 a los que hemos estado esperando durante todo el año y no han terminado de aparecer es bastante amplia. ¿Qué ha pasado?. Gracias a la entrevista que hicimos a Jorge Navarro ahora sabemos que Dunlop pueda haber sido, de nuevo, determinante en el rendimiento de unos y otros con su persistente y recurrente falta de especificaciones para elegir. Lo que no sabíamos es que en pretemporada le pusieron la miel en los labios y pilotos como Navarro demostraron una predilección por una especificación que, vete a saber por qué, Dunlop ha decidido no llevar al Mundial dejando uno muy crítico para los pilotos que frenan fuerte.

Y ya estamos en las de siempre, si nos empeñamos en tratar a Moto2 como una copa interprovincial mal vamos, se supone que esto es la élite de la competición y los pilotos que hay aquí deberían, como Sam, salir a ganar con garantías y posibilidad de desarrollar un pilotaje que les ha llevado hasta el Mundial. Pero qué más da, si es Moto2, en las presentaciones de los equipos 2020 se hablará más del valor de llegar a MotoGP que de ser Campeón de Moto2.

Me pregunto qué pensarán aquellos pilotos que han forjado este deporte haciendo carrera en las categorías pequeñas. Un deporte en el que se premia y valora más hacer bulto en MotoGP que ganar en las categorías que dan espectáculo. Así están las cosas.

No olviden vitaminarse, mineralizarse y sobre todo, cuidarse mucho y no liarla parda con el CoVid, que el invierno está llegando. Gracias por estar ahí en esta temporada de locos, tan intensa y cansada como la 2020 (y gracias que hemos tenido…).

Nos iremos oyendo/leyendo.

Patrocina MRN

Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Juzga y valora nuestro tabajo y ponle precio aquí:

App Móvil MotoRaceNation

Disponible en Google Play

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web usa las cookies imprescindibles. Si sigue navegando entenderemos que las acepta.