Hay que fulminar Dirección de Carrera ya

MikeWebb

Puede que el titular suene incendiario, pero lo cierto es que dice con total exactitud lo que se quiere expresar. Todo ciclo tiene su fin y el de Mike Webb y su equipo ha llegado a su fin, y esto es algo en lo que Dorna debe reaccionar: no tiene sentido que una de las empresas más especializada en dar buena imagen como es Dorna, especialista en convertir lo menos bueno en un valor añadido de su producto MotoGP, una empresa que está buscando recuperar el brillo de no hace tanto y que además quiere ofrecer un producto lo suficiente valorado como para pagar por verlo desde casa para lo que trabajan a destajo (otra cosas es que se esté haciendo bien) para que este trabajo urgente se vea emborronado prácticamente a cada Gran Premio con las arbitrariedades y ausencias de Dirección de Carrera ofrece.

¿Por qué no se mostró la bandera roja durante el Gran Premio de Australia en Moto2 con la caída de Jorge Navarro y Simoni Corsi? Una pregunta que está esperando una respuesta, una respuesta que debemos exigir y una disculpa que hay que poner encima de la mesa tras poner en peligro a Jorge Navarro, a los comisarios médicos que le estaban atendiendo, al resto de pilotos que seguían compitiendo a apenas dos o tres metros de éstos por no dar una simple orden por radio: Red Flag.

FfQwlwBXoAAYfgE

Miren la imagen bien e imaginen a un piloto que entra colado en la segunda curva de derechas que vemos, justo dónde está tendido Jorge Navarro. No es tan díficil, ¿verdad?. Hay que verlo porque no faltan los defensores de la corrección política que dicen que al estar en el interior de la curva el piloto no corría peligro. Y aún así, ése no era el peligro: temían que Navarro tuviera una hemorragia en la arteria femoral. Imaginen la necesidad de que Jorge tuviera que ser evacuado en ambulancia y la imposibilidad de no hacerlo por no ondear la bandera roja aún cuando el Marshall que atendía a Navarro lo pedía con evidentes gestos que todos pudimos ver, justo el Marshall que debe decidir y pedir la evacuación porque estaba viendo con sus propios ojos y diagnóstico lo que estaba pasando y que no pudiera haber sido porque alguien desde una habitación llena de monitores no le salió de los cojones ordenar bandera roja.

Mike Webb debe explicar los criterios que siguieron para no mostrar la bandera roja, es decir, deben explicar porque no le salió de los cojones hacerle caso al Marshall que pedía la bandera roja aún a costa del peligro de hemorragia interna de Navarro, y de verdad que creo que me estoy expresando en los términos justos y correctos: Mike Webb es el responsable último de Dirección de Carrera y su criterio, orgullo, saber hacer y sus cojones son los que deciden en última instanciadebe explicar qué criterios siguió para no ser valiente y cortar la carrera. Y una vez que lo haya hecho, deben despedirlo porque se me antoja que dimitir, no va a dimitir. Y si no quieren despedirlo, siempre se puede reubicar en un puesto con menos responsabilidad directa disfrazándolo de renovación.

No renovar este órgano es de tan baja responsabilidad como la mostrada como el mismo órgano. De igual manera me referiré a todos aquellos que pongan públicos paños calientes a la acción de Mike Webb y compañía: bien está lo que bien acaba, hay que saber qué pasó, ellos tienen sus razones… las pantomimas aduladoras y políticamente correctas que no hacen más que dar por bueno lo que vimos por TV. O lo que es lo mismo, dar por malo que se pidiera la bandera roja como hicimos todos en su momento: ¿o es que Dirección de Carrera veía otra carrera distinta? No nos engañemos, veían las misma carrera que nosotros. Si la estaban viendo, que empiezo a dudarlo.

Lo visto en Philip Island es la gota de sangre que culmina un vaso de incongruencias, arbitrariedades (ahí está la poco nombrada polémica del descontrol de presión de neumáticos), cambios de criterio y sanciones repartidas al peso entre los más débiles (porque a los pilotos de MotoGP no se les toca) que es absolutamente discordante con un show que no ofrece las imágenes de las caídas hasta que no estén seguros del bien estar de los implicados. No está al nivel exigido y si sigue donde está es porque aún no se ha matado nadie por un fallo suyo.

Y hoy ya podemos decir que vimos un momento en el que alguien podría haber muerto por su ausencia de decisión, de criterio y de lo que ya sabéis qué. Es así, no hay más.

One thought on “Hay que fulminar Dirección de Carrera ya

  1. Se puede decir mas alto, se puede gritar o se puede escribir con mayúsculas. Pero más claro imposible. Dirección de carrera está metiendo la pata a niveles tan catastróficos que llega a dar miedo. Que la vida de pilotos y comisarios dependan de semejantes descerebrados da que pensar y mucho. Se están cubriendo de gloria.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.