¿Quiere Jorge Martín ser Valentino Rossi? (6 preguntas del #ItalianGP)

Compartir
¡Enlace copiado al portapapeles!
17878f0f 6d81 1835 b282 db08356ea74b
MotoGP Press

Y es que la situación es, si nos paramos a pensarlo, muy parecida a la que llevó a Valentino Rossi a los brazos de Yamaha hace ya más de 20 años (qué razón tenías Gardel, que no son nada). Recordemos a todos estos gurús de la moto que hace 20 años estaban bailando con los teletubbies: Rossi tenía la mejor moto, el mejor equipo, estaba arrasando en MotoGP y con su tercer titulo en la categoría reina coge la maleta y se larga a Yamaha para demostrar que el que ganaba era él mismo por él mismo y no gracias a la Honda RC 211V  (considerada por muchos la mejor moto de carreras nunca construída). Talegazo de billetes incluído.

Es, si lo pensamos, bastante similar a lo que Jorge Martín va a hacer marchándose a Aprilia, coger todo su despecho y talento e irse a otra parte a intentar ser Campeón del Mundo desde un lugar dónde lo tiene todo para ser Campeón del Mundo. Talegazo de billetes incluído (por mucho que digan que no, que sí, parece que el tema estará por encima de los 4 kilos al año y me parece bien, oiga). Así que la pregunta es lícita, ¿quiere Jorge Martín ser Valentino Rossi y escribir una página similar en la historia del motociclismo?. Pero lo cierto es que, para mí, la pregunta no es esta, la pregunta es…si quiere demostrar que es mejor que Pecco, mejor que Marc… ¿por qué no se queda en Pramac con una Ducati oficial, con las mismas armas que Pecco y Marc?.

Y esto despierta otras preguntas, a mí me despierta la curiosidad sobre el papel del Pramac Racing en todo este tema y sus aspiraciones sobre el futuro:

¿Presentó Pramac Racing una alternativa a Jorge Martín para 2025?

Y me parece interesante por lo que conlleva, porque lo que ahora parece que será una huída hacia delante de Pramac Racing si acepta ser equipo satélite de Yamaha tras no ser capaces de retener a Martín ni atraer a Marc Márquez (vaya papelón se está tragando Gino Borsoi), pero lo cierto es que  la alternativa Martín-Ducati-Pramac nunca se ha contemplado en todo este embrollo, y me resulta díficil digerir que Martín haya renunciado a la moto y equipo que le han permitido luchar por el Mundial y que le permite estar líder del mismo en estos momentos. ¿Por qué no ha sido  una opción para el futuro, por qué no ha sido un plan B?, una pregunta que quizá encontrara respuesta en las siguientes preguntas: ¿No ha querido Martín permanecer en Pramac o el equipo daba por buena su marcha?. ¿El plan de Pramac Racing para 2025 era o Marc o Yamaha?

Si esto es así, junto a que hay quien afirma que Stefan Pierer (AKA KTM mandamás) no quiere volver a ver a Martín sobre una de sus motos tras la espantada firmada en 2020 (bajón de resultados en plena lucha por el título de Moto2 , algo que esperemos no se repita). Quizá Martín no esté buscando ser como Rossi, sino que puede que su despecho tuviera poquitas salidas más que la de aceptar la oferta de Aprilia. 

– ¿Quieres escucharlo de la voz de Manolo Fernández? Dale al play –

 

Otra cosa es que tenga la oportunidad de hacer algo histórico, algo como lo que hizo Rossi.

¿Ser equipo satélite de Yamaha es una huída hacia delante?

Mucho se ha hablado de lo económicamente favorable que es la oferta que Yamaha está haciendo a diversos equipos para ser su equipo satélite a partir de 2025, con el Pramac Racing encabezando la lista. También se dice que es un acuerdo que condena deportivamente a quien lo acepte. 

¿Estamos seguro de esto último? De lo mucho que no estamos viendo en lo que llevamos de temporada (y no lo estamos viendo porque estamos como tontos a exprimir la silly season) es que Yamaha está poniendo algo más que promesas en su proyecto MotoGP. Lo que parecía una retirada a medias con la desaparición de las motos satélites ha resultado un paso atrás para coger impulso, han conseguido convencer a Quartararo de seguir liderando el proyecto, las acertadas evoluciones de las concesiones están llegando a los GGPP y bien con pasta o con piezas demuestran voluntad de volver a ser competitivos.

Y ojo que la jugada se puede precipitar para Pramac Racing: el equipo estadounidense Trackhouse estaría interesado en ser ese equipo satélite Yamaha y contar con Joe Roberts como uno de sus pilotos. Una asociación (Yamaha – piloto yankee) que puede ser capaz de parar cualquier negociación existente por la repercusión comercial que pudiera tener en Estados Unidos.

Lo dicho, no es buen año para ser Gino Borsoi.

¿Le conviene a Ducati que Pramac vaya a Yamaha?

Las GP25 pasarían, por contrato, al equipo VR46. Ducati contaría, por pura atracción gravitacional de sus motos, un universo en el que estarían presentes, ligados a fábrica y oficialidad, la figura de Marc Márquez y Valentino Rossi. Si el VR46 es capaz de pagar la talegada que dicen que paga Campinotti (propietario de Pramac Racing), igual sí les parece buena idea perder a Pramac como equipo satélite.

¿Ha roto Marc Márquez la politíca de fichajes de Ducati?

Recordemos, Ducati creo su propia escalera en los que los pilotos se irían formando o seleccionando desde los equipos satélites de MotoGP para llegar al oficial. Creo que esta política se ha utilizado más para abaratar los sueldos de los pilotos que para una elección idónea de los mismos, porque deportivamente NUNCA HA FUNCIONADO.

Ya seleccionaron a Andrea Dovizioso en vez de a Iannone para el equipo oficial, acompañado de Petrucci, Miller o Bastianini hasta el momento, y la verdad, por mucho que queráis a defender a ninguno de estos pilotos los resultados no han terminado resultando en ningún caso los esperados. Nunca. Ducati se cargó su política de promoción fichando a Lorenzo para después echarlo, Ducati se cargó su política de promoción fichando a Bastianini antes que a Martín, Ducati se cargó su política de promoción dando por sentado que cualquier piloto es un crack ganador. Y de esos, sólo le han salido dos, Martín y Bagnaia, no sin un gran trabajo previo en ambos casos.

Y ahora, ¿qué?

Pues ahora habrá que joderse y hablar de lo que pasa en las carreras, en lo que pase en Moto2 y Moto3, centrarnos en la rivalidad de los tres tenores en MotoGP y volver a hablar de lo deportivo. Hace unos años se hablaba de la futbolización del motociclismo porque cuatro macarras de RRSS se citaron para pegarse en Cheste en plan peña futbolística, hace unos años se ensalzaron las rivalidades y a aquello se llamó futbolización de este deporte, una rivalidad que se ha perdido como lágrimas en la lluvia en la naturaleza de este deporte.

Pero lo que no vimos ninguno es que la futbolización venía desde la prensa, a la que quizá esté colaborando con artículos como éste, porque si en el fútbol sólo se habla de fichajes y movimientos políticos porque es lo fácil, en el motociclismo está pasando lo mismo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.