#SpanishGP: y por esto nos gusta MotoGP.

31A1E09B 5D85 4968 958B 35FC9CBF605E scaled

A veces, demasiadas, lo más díficil de escribir un texto o un guión que pretende ser análisis de una carrera de motitos es evitar el tedio. En serio, como sea algo que haces por pura pasión (como es el caso de esta página y todo lo que hay publicado en ella), hay momentos en los que este deporte se hace infumable. Como se ha dado por llamarlo ahora, en la “actual MotoGP”  hay muy poquitas cosas que contar que no sean los eternos rumores de futuros fichajes, y no me extraña. Estamos hablando de una MotoGP en la que los prototipos están estandarizados por reglamento, no se permiten actualizaciones profundas durante el curso de la temporada (y a quién se le permite está por ver si le interesa), no hay competición de neumáticos, no hay desgaste de los mismos,  no hay competición de diversidad de motores, ¡¡no hay libertad ni para jugársela con la presión de los neumáticos!!, no hay nada más que más y más trocitos de carbono saliendo de la moto y que buscan lo mismo una y otra vez. En serio, con estos mimbres, como quieras hacer un análisis serio, se acaba todo lo que haya que contar en el tercer Gran Premio de la temporada, quedando 17 por delante para contar una y otra vez lo mismo o para especular con fichajes.

Algo a lo que hay que sumar el hermetismo inherente a la corrección política de las declaraciones: nunca se puede contar nada, todo es confidencial, todo está en manos de otra persona y, por supuesto, todo es con una sonrisa de ganador impuesta para delimitarlo todo a la presión del neumático delantero y a lo estupendo que es el Campeonato: uno de motos previsibles, nuemáticos previsibles, pilotos previsibles y declaraciones previstas que no sorprenden a nadie. Junto con la falta de ideas más allá de la universal idea de copiar a la Fórmula 1, no se puede pedir a la gente que pague este deporte a precio de Liga de Fútbol.

Porque no hay infame Lap Parade, Sprint Race o pseudofamoso agitando la bandera a cuadros que haga que el tedio venda. Esto sin entrar en Moto3 y Moto2, dónde los pilotos comparecen con declaraciones que parecen más las de un Guardia Civil redactando una denuncia que la de un piloto jugándosela por destacar: por dios, dejad a los pilotos ser pilotos delante de un micro y veréis qué filón para la prensa y aficionado. Lo vimos con Rossi, con Marc, lo estamos viendo con Acosta y si pensáis que es un fenómeno asociado a los resultados, también lo vemos con Jack Miller.

Volviendo al rollo este que os contaba del tedio, la previsibilidad y el hermetismo propio del #Establishment hace muy poquito apasionante hablar, pretender contar algo nuevo de este deporte. Con todo lo que conlleva la “actual y previsible MotoGP” hay días que giros de guión se agradecen. Como por ejemplo, ponerme ahora a hablar de la curiosa serie “Stranger Things”.

En un capítulo de una temporada (no soy tan friqui como para acordarme ni tan meticuloso como para buscarlo) hay un chaval con pinta de malote, pero majete en el fondo, que está jugando a Dragones y Mazmorras con los chiquillos protagonistas. En el momento álgido de la partida, los chiquillos sólo tienen una posibilidad de ganar al dual malote majete con una tirada improbable, una única combinación de dos dados con tropecientas caras ante la amenazante cara del malote majete y el miedo a sus represalias (algo parecido debe estar sintiendo Johann Zarco con Freddie Spencer en estos momentos). Justo esta es la combinación que consiguieron ante la estupefacción que con cara de malote miraba y amenazaba a los chiquillos para segundos después, en su versión majete decir sonriendo “y por esto nos gusta tanto este juego”.

A pesar de lo anunciado, en el Gran Premio de España no se batió el récord de asistencia a un Gran Premio (sólo se equivocaron en más de 120000 personas antes de rectificar), pero lo cierto es que ha sido una de las ediciones con más público de los últimos años. Muchísimo y muy entregado, lo suficiente para crear afición entre los no aficionados. ¿Fue por la Sprint? ¿Por lo atractivo de la “actual MotoGP”? ¿Fue por escuchar una y otra vez las mismas declaraciones? ¿Fue por las ideas copiadas a la Fórmula 1?.

Voy a aventurarme y decir que no, voy a decir que tener a Jorge Martín líder, junto a la irrupción de Pedro Acosta y el renacimiento de Marc Márquez han sido los reclamos que han llamado a la afición dormida. Y junto a todos ellos, un incomensurable Pecco Bagnaia muy lejos de la actitud impuesta por la corrección política, por dirección de carrera y por las motos que desde la dirección deportiva se empeñan que queremos ver.

Pecco ofreció lucha, Pecco ofreció resistencia y mala leche, Pecco ofreció justo todo lo que el #Establishment no quiere ofrecer: pelea Old School, pilotos haciendo lo que hacen los pilotos, pelear y no conformarse, cerrar huecos, plantar cara y pelea a 250 km/h y lanzar órdagos en vez de mostrar caballerosidad cediendo la posición.

Algo que me hizo olvidar el  tedio del “actual MotoGP” mientras repetía mentalmente un mantra que todos hemos repetido este fin de semana.: “Y por esto nos gusta MotoGP”.

One thought on “#SpanishGP: y por esto nos gusta MotoGP.

  1. Querido Manolo.
    “ Voy a aventurarme y decir que no, voy a decir que tener a Jorge Martín líder, junto a la irrupción de Pedro Acosta y el renacimiento de Marc Márquez han sido los reclamos que han llamado a la afición dormida. Y junto a todos ellos, un incomensurable Pecco Bagnaia……”
    No te olvidas de un tal Dani Pedrosa? También fue motivo para que la afición acudiera al circuito. Y prueba de ello es que en los stand de merchandising de KTM se agotó todo lo que había con el 26.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.