Neumáticos: ¿el árbitro arbitrario?

 

Michelin

Esta reflexión que les voy a proponer no es una deducción, una impresión o una lectura entre líneas. Es una reflexión a partir de información que a lo largo de entrevistas y charlas que hemos mantenido con diversos pilotos hemos podido contrastar y que me gustaría dejar antes de que empezase el Mundial, para que la recuerden cuando empiecen las quejas sobre los neumáticos.

Hace unos pocos meses, en un final de temporada que ahora parece muy muy lejano, pudimos charlar/entrevistar a Jorge Navarro (tienes el enlace por ahí abajo) y en un ejercicio que pocos pilotos practican (la  más o menos autocrítica) nos dijo que no supo adaptarse a la especificación que Dunlop estaba llevando al Mundial de Moto2 tras una pretemporada que Navarro basó en otra especificación, a priori disponible para el resto de la campaña.

Una (más o menos) autocrítica que llevaba el dardo apuntado a quien decidiera qué especificaciones se llevarían al Mundial y cuáles no tras (y aquí viene lo bueno) saber de todos los datos que Dunlop pudo haber recogido en pretemporada qué tipo de neumático favorecía a qué piloto. Pensar que el fabricante de neumáticos no sabe qué pilotos se adaptan mejor o peor a qué tipo del producto que ellos mismos fabrican es ridículamente ingenuo. Alex Márquez también se quejaba en MotoRaceNation en una entrevista durante el GP de Catalunya 2018 de la poca diversidad de los Dunlop en Moto2, limitando su pilotaje.

Y aquí, dependiendo de cuáles sean nuestros pilotos favoritos o no, podemos pensar que los pilotos se saben adaptar o no a lo que tienen para ser los mejores. Y lo cierto es que es una afirmación que no le falta la razón, otra cosa es que esta razón sea absoluta, porque… ¿cómo se llega a luchar por los podios en un Mundial de Moto2 si no has adaptado tu pilotaje 80 veces antes de llegar a la categoría? Pensemos mucho en los estilos de cada piloto, de si son de paso por curva o frenada fuerte que por mucho que frenen o que no una Moto3 no se lleva como una Moto2 y necesita una capacidad de adaptación mayor que la de frenar antes o después. Mucho mayor.

Al final hay que pensar si un piloto que ha sido capaz de llegar a Moto2 demostrando todo lo que sabe merece ser coartado por una especificación de neumático determinada que se ha decidido no poner a disposición de los mismos con el conocimiento de a quién podrá favorecer o a quién no.

¿Qué criterios se siguen en esta toma de decisiones? ¿Logistíca? ¿Seguridad? ¿Por qué entonces se dan a probar opciones que luego se niegan?

Debe ser un tema complicado de abordar, porque justo esto mismo está ocurriendo en MotoGP, donde la escabechina de no resultados que hemos visto en 2020 ha retratado a Michelin y a los pilotos que se quejaban de los mismos, que venían a ser más o menos todos y siempre salvo Joan Mir nunca o casi nunca, si bien la oferta mediática y técnica que ofrece MotoGP nos da algo más de claridad en el asunto, a saber, Michelin tenía un programa de desarrollo de neumáticos que completaría en 2021 y que como consecuencia de la situación excepcional creada por el de siempre (el puto virus) ha congelado.

Así en esta temporada volveremos a tener un neumático trasero que agarra mucho en una ventana de temperatura muy estrecha y que crea un desequilibrio con el delantero. Y todos sabemos qué pilotos resultaron perjudicados por este tema y en qué grado (porque seamos sinceros, beneficiados no hubo ni uno). En la entrevista con Fabio Quartararo que puedes escuchar en nuestro podcast quizá la respuesta que más información nos da es la que menos palabras utilizó, una repetida durante dos veces, un apagado y lacónico “no no” como respuesta a “¿Traerá Michelin novedades en 2021?”.

Quartararo y tantos otros pilotos se encontrarán, probablemente, con los mismos problemas que se encontraron en 2020 y esto es algo que perjudicará a unos pilotos más que a otros y estos pilotos se conocen y basta con mirar la clasificación de 2020 para identificarlos, pilotos que si bien no son capaces con su pilotaje de adaptarse a un neumático o trazada compensando unas condiciones mecánicas (algo que otros sí pueden hacer, y no hablamos del de siempre si no de, por ejemplo, Lecuona) tampoco se les ha pedido que lo demostraran nunca antes de llegar a MotoGP, y quizá eso haga que Navarro, si supera sus problemas con los Dunlop actuales pudiera ser un piloto más regular en MotoGP que los altibajos del podio al top 15 que nos tiene acostumbrados más de un piloto y de dos en MotoGP.

Y aunque esta sea otra historia, la de si los pilotos llegan a MotoGP lo suficientemente curtidos como para no hundirse cuando las cosas no van bien (no ya hacer cuarto o quinto, sino pillar puntos y gracias), lo cierto es que se sigue sabiendo a qué pilotos les va mejor unas características que a otros, se sigue sabiendo qué pilotos se hundirán más veces que otros, ¿verdad Dovi?.

¿Dónde está la igualdad técnica de tener un único proveedor? Si esto es algo que desde Murcia  yo soy capaz de ver, ¿qué no verán en Clermont-Ferrand o Birminghan, sedes de Michelin y Dunlop?

Lo ven todo, la pregunta es la misma que con los Dunlop en Moto2 ¿Qué criterios se siguen en esta toma de decisiones?

Nada nuevo bajo el sol, un tema tan cotidiano que a veces ni lo tenemos en cuenta.

 

Patrocina MRN

Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Juzga y valora nuestro tabajo y ponle precio aquí:

App Móvil MotoRaceNation

Disponible en Google Play

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web usa las cookies imprescindibles. Si sigue navegando entenderemos que las acepta.